Request could not be processed : UAE

SÍNDROME POSVACACIONAL

No podemos considerar el síndrome posvacacional como una enfermedad, sino como el proceso de adaptación a la vida laboral y a la rutina después de las vacaciones.

Esto es algo que, para muchas personas, resulta altamente difícil. Genera unos síntomas de ansiedad o presión emocional en la readaptación a las tareas laborales después del periodo vacacional.

En la comunidad científica, en realidad, no existe consenso en cuanto a la existencia o definición exacta de este síndrome. Sí se piensa que está generado debido a que en nuestro entorno el trabajo se considera una actividad negativa, obligatoria y de sacrificio. Esto queda demostrado con el hecho de que en las sociedades donde el trabajo se considera como algo creativo y digno para las personas, el síndrome posvacacional prácticamente no existe.

Este síndrome se produce porque durante el periodo vacacional adoptamos un estilo de vida, de cambio de horarios y de obligaciones, que precisa de una adaptación a la vuelta a la vida laboral.

Aunque para la mayoría de las personas la vuelta a la “normalidad laboral” no supone ningún trastorno, existen casos en que la vuelta al trabajo ocasiona auténticos cuadros de estrés agudo con síntomas como malestar, ansiedad, depresión, merma del rendimiento, sudoración, palpitaciones, incremento de la frecuencia respiratoria y cardíaca, cambios de humor, temblores, etc.

En la mayoría de los casos, estos síntomas duran sólo unos días. Si se alargara, este periodo adaptativo, en el tiempo podría aparecer un síndrome de ansiedad generalizada real o, lo que es llamado, estrés crónico. En realidad, son muy pocos los casos en que un síndrome posvacacional precisa de intervención profesional, ya sea médica o psicológica.

Estas son algunas pautas recomendables para llevar a cabo la readaptación a la vida laboral y evitar, así, la aparición de los síntomas antes descritos:
  • Comenzar la actividad laboral graduando la intensidad, en la medida de lo posible. Intentando empezar por las tareas más gratas.
  • Dormir adecuadamente, preferiblemente ocho horas.
  • No llevarse trabajo a casa.
  • Mantener horarios regulares.
  • Aprovechar los tiempos de descanso para volver a alguna actividad agradable.
  • Practicar ejercicio físico diariamente.
  • Mantener una actitud realista y proactiva.
  • Plantear los problemas laborales del modo más sencillo y esencial posible, olvidándonos de los detalles.
  • Practicar la relajación en intervalos regulares. Eliminar pensamientos erróneos o ideas irracionales.

 

Para tratar de evitar la aparición del síndrome posvacacional podemos llevar a cabo algunas prácticas como:
  • Programar el regreso a casa de manera anticipada y relajada.
  • No regresar de las vacaciones justo el día anterior a la vuelta al trabajo.
  • No iniciar la actividad laboral de manera brusca e intensa. Darse un tiempo para compartir las experiencias de las vacaciones con los compañeros.
  • Mantener reuniones relajadas de inicio de ciclo en las que definamos los objetivos para el periodo que se inicia.

Y por supuesto, si ya te supone ansiedad y trastornos emocionales, puedes contar con nosotras para ayudarte a superarlo. Sólo tienes que llamarnos o enviarnos un whatsapp al 658 060 573. Solicita tu cita y pondremos soluciones juntos a tus problemas.

 

Leave a Reply

*

captcha *



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies